El Hijo del Hombre

(Homilia para la Transfiguración)

Tema básico: El misterio de la Transfiguración puede ayudarnos a entender la Eucaristía.*

Este año la Fiesta de la Transfiguración cae en el día domingo, remplazando las lecturas del domingo ordinario. Como se acuerdan, la semana pasada comenzamos una serie de cinco lecturas del libro de Juan - el Discurso del Pan de Vida. Es una pena perder una parte de este evangelio magnífico. Sin embargo, el misterio de la Transfiguración puede ayudarnos a entender la Eucaristía. Me gustaría señalar dos formas.

La manera mas obvia en que la Transfiguración ilumina la Eucaristía es que expone la realidad detrás de las apariencias. Si apreciamos una obra teatral, naturalmente queremos saber lo que sucede detrás de las cortinas. El mes pasado vi una obras de Shakespeare; naturalmente tenia curiosidad de saber algo sobre los actores, como produjeron las obras y la intención del director. Igualmente habría sido magnifico ver y oír a Jesús en su aparencia humana, pero indescriptiblemente mas maravilloso saber lo que sucedía detrás de las cortinas. Lo vislumbramos hoy. Oímos de como aun sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas y una parte de Comunión de los Santos se hizo manifiesta: Moisés y Elías conversaron con el.

Unos místicos han atisbado la realidad detrás de la Eucaristía. Me acuerdo uno de mis profesores del seminario que tenía sobrecogimiento ante la Eucaristía que no podía celebrar una misa publica. Temblaba y tartamudeaba tanto que a veces duro unas horas. Por un lado, tuvimos compasión por el, pero también reconocemos que apreciaba algo que nosotros muchas veces solamente asumimos - el misterio grandioso de la Eucaristía.

En modo semejante, San Francisco de Asís, a pesar de no ser un sacerdote, tenia una devoción profunda a la Eucaristía. Les dijo a sus seguidores que en el Sacrificio de la Misa, Jesús cumplió su promesa final - que estaría con nosotros todos los días hasta el final del mundo. San Francisco vio detrás de las apariencias humildes a la gloria de Cristo. Era como estar en el monte donde Jesús humilde fue transfigurado y los tres apóstoles vieron su gloria. En ese sentido la Transfiguración puede iluminar la Eucaristía; puede ayudarnos entender que detrás de los signos externos, hay una realidad asombrosa.

Hay una segunda manera, menos obvia, que el Evangelio de hoy conecta con el Discurso sobre el Pan de Vida. En los dos casos Jesús se refiere como "el Hijo del Hombre." Bajando del monte después de la Transfiguración Jesús les ordena no contar lo que sucedió "hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos." En dos semanas oiremos a Jesús declarar, "Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes."

¿Que significa el titulo Hijo del Hombre? A primera vista parece una forma humilde para referir a si mismo; que Jesús es uno de nosotros, nacido de carne humana. En ciertos contextos eso es el caso. Es como decir su servidor en vez de yo. Jesús a veces usa el titulo Hijo del Hombre como expresión de humildad. Sin embargo, cuando miramos al Antiguo Testamento, nos damos cuenta que implica algo mas profundo.

Hoy hemos oído que en su visión nocturnal el profeta Daniel vio a uno "como un hijo del hombre" que venia entre las nubes de cielo. Ese Hijo del Hombre recibiría "soberanía, gloria y el reino. Y todos los pueblos y naciones de todas las lenguas lo servían."

El emperador romano Augusto jamas permitió que el pueblo lo llamara rey o emperador. Insistió que le llamaran Primer Ciudadano, en latín Principe. Políticamente era el hombre mas poderoso en el mundo, pero uso un titulo humilde. Eso es el caso con Jesús, solamente en un sentido mucho mayor. Nacido como un bebito cuando Augusto era emperador, poseía un poder que haría al emperador como una hormiga. No obstante escondió su poder. Utilizo el titulo Hijo del Hombre como una expresión de humildad y lanzo una indirecta sobre su realidad interior.

Para continuar su presencia entre nosotros, empleó un sustancia ordinaria: un poco de trigo molido, hecho en mas con la adición de agua y luego puesto en un horno. El pan escondió una realidad enorme. Hoy en la Transfiguración vislumbramos esa realidad. Pronto oiremos la gran invitación - comer de la Carne del Hijo del Hombre para que tengamos vida duradera.

**********

*Note: If your computer brings up this page with weird characters (e.g. básico instead of basico with accent over the "a") please go to "View," scroll down to "Encoding" and change from "Western European" to "Unicode" (or vica versa). One of the encoding languages should bring up the correct Spanish text.

English Version

Otras Homilias para el Segundo Domingo de la Cuaresma ("Domingo de Transfiguración")

2010: Liberacion de Dioses Falsos
2009: Vislumbrar el Misterio
2007: Escogido
2006: Confianza
2005: Una Confrontación con el Mal
2004: Hablaban de Su Muerte
2003: Desenmascando un Mito Moderno
2002: Escándalo en Boston: Reflexión Cuaresmal
2001: Una Voz Desde el Terremoto

Homilia para Transfiguración 2006: El Hijo del Hombre

Otras Homilias

Boletin

Home