Un Lugar Apartado

(Homilia Para el Domingo Dieciocho - Cyclo A)

Tema básico: Esta semana Jesus nos invita a un lugar apartado. Hacer una novena por nuestros jovenes y resolver a dedicar al menos veinte minutos cada dia a la oracion. Se abrira a poder, una inmensidad: Jesus mismo.

Tal vez ustedes han escuchado del hombre que se confeso. "Padre," le dijo, "Tengo un problema terrible de robar. Trabajo por una compania de construccion y siempre estoy llevando cosas a casa."

"Eso es serio," le dijo el sacerdote, "como penitencia hay que hacer una novena."

"Padre," dijo el hombre, "no se que es una novena. Pero si usted tiene el plan, yo tengo la madera!"

Pues, quisiera que ustedes hagan una novena, no de madera, sino de oracion. Una novena es nueve dias de oracion - como hicieron los apostoles entre la Ascension y Pentecostes. Hacerla por un proposito: Nuestra juventud. Jovenes de nuestra parroquia y de todo el mundo van a Madrid para la Jornada Mundial. Un millon de jovenes se reuneran con el Santo Padre para una misa un tiempo intensivo de catequesis. Rezar por esos jovenes y toda nuestra juventud usando una bella oracion durante nueve dias.

Por el ejemplo de Jesus vemos que la oracion tiene primer lugar. Antes de actuar, antes de hablar, debemos rezar. Un parroco pide a sus feligres rezar veinte minutos al dia. Puede ser que no es mucho. Conozco a gente - gente ocupada con ninos, un trabajo, todo - que pasan un buen rato en oracion, una hora o mas cada dia. Pero veinte minutos es un buen comienzo para la mayoria. Es el tiempo necesario para rezar el rosario o leer lentemente un pasaje del Evangelio. Se puede tomar la Oracion por Jovenes y reflexionar sobre la parte que mas te impacta. Es llena de significado. Facilmente se puede pasar veinte minutos con ella, pensando en tus propios hijos, nietos, sobrinos, otros jovenes que conoces. Tal vez hay un joven que esta en dificultades, parece perdido. El necesita tu oracion.

La oracion nos abre a un poder, una inmensidad. Me gustaria hacer una comparacion:

Resulta que cuatro hombres sufrieron un naufragio en el Oceano Atlanico. Estaban en un pequeño barco y tenian tanta sed que trataban de sacar humedad de unos pedazos de lona. Cuando llegaron los rescatadores, los hombres estaban prostrados por deshidratacion. Despues de resucitarlos, los rescatadores les informaron que en realidad estaban flotando sobre agua dulce. A pesar de no poder ver la orilla, estaban cerca la desembocadura del rio Amazonas - un rio tan enorme que empuja agua dulce lejos al oceano.* Los hombres podian haber metido un cubo en el oceano y haber sacado aqua potable.

La gente hoy parece a los hombres en aquel barco - sedientos, pero inconscientes del agua potable tan acesible. El Papa Benedicto hablo de esto en el Dia Mundial de Juventud de 2008. Dirigiendose a una muchedumbre de medio millon en Sidney, Australia, dijo, "En muchas de nuestras sociedades, junto a la prosperidad material, se está expandiendo el desierto espiritual: un vacío interior, un miedo indefinible, un larvado sentido de desesperación. ¿Cuántos de nuestros semejantes han cavado aljibes agrietados y vacíos (cf. Jr 2,13) en una búsqueda desesperada de significado...?"

Hablando a los jovenes, el Santo Padre identifico las cosas que anhelamos: amor que perdura, oportunidad para compartir dones, unidad basada sobre la verdad, comunion que respeta la libertad del otro. Se puede resumirlo diciendo que queremos tres cosas: la verdad, el bien y la belleza. Sin embargo, dijo el Papa Benedicto, "la elección en sí misma se convierte en bien, la novedad se hace pasar como belleza y la experiencia subjetiva suplanta a la verdad."** Esas cosas no malas en si, pero quedarse con ellas es como sacar humedad de lona mientras flotamos sobre una inmensidad de agua dulce.

¿Y cual es ese oceano de agua viva? El papa contesto en una sola palabra: Jesus. Solamente por Jesus y su Espiritu Santo encontraramos la belleza, el bien y la verdad que deseamos. Solo el puede darnos amor que perdura, libertad que respeta cada persona.

En el evangelio de hoy, Jesus toma el pan, lo bendice, lo parte y lo da los discipulos para repartir. El evangelista nota, "todos comieron hasta saciarse." Isaias dice, "Todos ustedes, que tienen sed, vengan por agua." Y en el Salmos hemos dicho estas palabras de gratitud a Dios: "abres tu mano, y sacias de favores a todo viviente."

Vengan por agua. Dios quiere dar un don que nos satisfacera, un don que nos cambiara. Como conclusion, quisiera citar la invitacion del Papa Benedicto a los jovenes: "El amor de Dios puede derramar su fuerza sólo cuando le permitimos cambiarnos por dentro. Debemos permitirle penetrar en la dura costra de nuestra indiferencia, de nuestro cansancio espiritual, de nuestro ciego conformismo con el espíritu de nuestro tiempo. Sólo entonces podemos permitirle encender nuestra imaginación y modelar nuestros deseos más profundos." Vengan a Jesus. Vengan por agua.

Entonces, esta semana Jesus nos invita a un lugar apartado. Hacer una novena por nuestros jovenes y resolver a dedicar al menos veinte minutos cada dia a la oracion. Se abrira a poder, una inmensidad: Jesus mismo. Amen

************

English Version

De los Archivos (Homilias Para Dieciocho Domingo, Año A):

2008: Vengan Por Agua
2005: ¿Por Qué Es Tan Rico Los Estados Unidos?
2002: Los Que Tienen Sed

Otras Homilias

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Santa Maria del valle


Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home