Todo Importa - Excepto Todo

(1Homilia Para Cuarto Domingo de Cuaresma, Cyclo B)

Tema básico: Como dice Chesterton, para el hombre moderno "everything matters - except everything" (todo importa excepto todo). Es fatal porque nos causa olvidar nuestra patria verdadera. Acuerdate de mi, Senor, para que me acuerde de ti.

Mi homilia este domingo es sobre la tendencia humana de olvidarse de Dios. Para poner esta tendencia en contexto, me gustaria empezar con una observacion hecha por G.K. Chesterton. Dijo que una de las caracteristicas del mundo moderno es nuestra disposicion de hablar de todo - nada es prohibido. Anadio, sin embargo, que hay una cosa que tenemos venguenza de mencionar: todo! Como dice Chesterton, "everything matters - except everything" (todo importa excepto todo).

Que quiere decir Chesterton cuando dice que hablamos de todo excepto todo? Pues, es comun que la gente tenga opiniones sobre la politica, estrellas de Hollywood, aumento de crimenes, modas, el clima, las causas de enfermedades el ultimo escandalo - sea lo que sea la gente tiene su opinion y lo expresa libremente. Pero evitan hablar de todo: Que es este universo, esta existencia? Y que - o quien - esta detra de todo eso?

Evitamos las preguntas ultimas. Esta pena - aun verguenza - tiene un effecto. Estamos preocupados de muchas cosas - pero nos hemos olvidado todo.

Los israelitas estaban en una situacion semejante durante el destierro babilonico. Hemos escuchado de el en la primera lectura. En Babilonia los judios encontraban nuevos problemas - y nuevas oportunidades. Muchos prosperaron. Tal vez a causa de esa prosperidad, se olvidaban de su patria, su hogar - Jerusalen. El salmista dio una monicion, "Si me olvido de ti, Jerusalen, que se me paralice la mano derecha." Olvidarse de Jerusalen seria olvidarse de Dios. Seria fatal.

Ahora, Babilonia en las orillas de los rios Tigres y Eufrates era un lugar atractivo. Los desterrados enfrentaron una tentacion de sentirse comodos en Babilonia. Si eso sucediera, arriesgarian la unica cosa que importa - su hogar, Jerusalen, Dios mismo. El salmista, entonces, declara, "Que me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no pongo a Jerusalen en la cumbre de mis alegrias."

Igualmente tu y yo nos podemos olvidar nuestro hogar. Podemos estar tan preocupados con todo que esta pasando que nos olvidamos todo. Como los exiliados necesitamos un recordatorio. Dejenme darles un ejemplo:

Una vez un sacerdote tuvo la visita de dos hermanas religiosas. Como no tenia comida en su casa, les invito a un restaurant. Era un dia bello y ellos caminaron. Mientras caminaban, el sacerdote noto a personas mirandolos - especialmente a los velos que las hermanas llevaban. Los velos no llamaron la atencion a ellas sino al Novio. Pasaron unas semanas y el sacerdote encontro una senora que le dijo, "No soy Catolico, pero vi a esas hermanas que estaban con Ud. No se, me sinti algo lindo dentro de mi."

Esas hermanas - por la integridad de su vida - ayudaron a otros recordar a Dios: Hacer una pausa de todas las cosas preocupantes, olvidarse de todo que esta pasando y pensar en todo mismo. Recordar a Dios.

Como nos acordamos a Dios? No es como recordar donde se ha puesto las llaves. No es cuestion de esforazar la mente. La verdad es que nadie puede recordar a Dios si el no se acuerda de nosotros. Dios tiene que tomar la iniciativa. Y lo hace. "Tanto amo Dios al mundo, que le entrego a su Hijo unico."

Para recordar a Dios, la primera cosa es reconocer que el es otro. Es distincto de nosotros y nosotros de el. No somos astillas de Dios. No emanamos de el - como rayos del solo. No, somos su imagen - como us espejo. cuando miro el espejo, reconozco que soy yo. Pero, desde luego, la imagen existe solamente si continuo delante del espejo. El imagen es distincto; no existe aparte de mi.

Asi es con nosotros y Dios. Nuestra existencia depende de el. Pero no rezumamos de el. Nos hizo en su imagen y semejanza. Y nos dio todo, incluyendo el don de libertad. El problema es que hemos usado nuestra libertad para darle la espalda.

A causa de nuestros pecados de nuestros pecados, nos escondimos de nuestro Hacedor. Queremos olvidarnos de el, tratar de imaginar una existencia aparte de el. Es nuestra tendencia natural. Pasamos tanto tiempo olvidadizo de Dios que ahora no podemos acordarnos de el - si el no se acuerda de nosotros. Es por eso que la Biblia tiene tantas oraciones como "acuerdate de tu pueblo, Senor," o sencillamente, "Acuerdate de mi." Son buenas oraciones especialmente durante la Cuaresma. No es que Dios necesita un recordario, pero nosotros, si lo necesitamos. Acuerdate de mi, Senor, para que me acuerde de ti.

Necesitamos silencio para acordarnos de Dios. Y algo mas - la voluntad de dejar brillar su luz en nuestras vidas. Puede asustar. Tenemos cosas que no queremos que otros sepan - y aun podemos tener miedo que Dios las sepa. Por aquel motivo Jesus dice, "Dios no envio a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por el." Dios no nos quiere condenar. Quiera salvarnos. Nos ha salvado - en su Hijo Jesus. Acuerdate de mi, Senor, para que me acuerdes de ti.

Para resumir: Tenemos opiniones de todo que sucede, pero evitamos todo mismo. Como dice Chesterton, para el hombre moderno "everything matters - except everything" (todo importa excepto todo). Es fatal porque nos causa olvidar nuestra patria verdadera. Acuerdate de mi, Senor, para que me acuerdes de ti.

************

English Version

De los Archivos:

Cuarto Domingo de Cuaresma, Año B, 2009: La Belleza de Humildad
2006: Pasión Que Transforma
2003: No Hay Refugio del Amor de Dios

Otras Homilias

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Santa Maria del Valley

MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

(sitio nuevo profesional)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home