Un Hombre Abierto al Espíritu Santo

(Homilía para Domingo de Pentecostés 2004)

En el domingo de Pentecostés, antes de leer el evangelio, escuchamos a un poema llamado la Secuencia. Con su titulo original Veni, Sancte Spiritus (Ven, Espíritu Santo) los expertos lo consideran uno de las obras maestras de poesía latín.

Quisiera contarles algo sobre el autor. Era un inglés llamado Stephen (o Esteban) Langton. Reconocido por su sabiduría y santidad, el papa Inocente lo designó como Arzobispo de Cantorbery. Pero el rey inglés no lo aceptó y pasó seis años en exilio en Francia. Mientras estaba en Francia, compuso el himno maravilloso al Espíritu Santo: “Ven, Espiritu Santo...Ven ya, padre de los pobres...Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma.”

Si Langton hubiera escrito solamente este himno, merecería nuestro recuerdo. Sin embargo, hizo algo más. Hasta el siglo trece, nadie había dividido la Biblia en capítulos y versículos. Cuando alguien menciona un versículo bíblico como “Juan 3:16” o “Primera de Corintios 12:4” están aprovechando de la labor inmensa de Langton.

Pero hay más. Cuando Esteban Langton regresó del exilio, reconoció que el rey estaba gobernando en una manera arbitraria e injusta. Reunió los nobles en un lugar llamado Runnymeade en junio de 1215 (mil doscientos quince) para debatir la situación. El Arzobispo Langton les ayudó a escribir un documento que expresó los derechos básicos en cuanto a los impuestos, el proceso debido para los acusados de crímenes y unas protecciones legales para la Iglesia. El documento fue llamado La Gran Carta, pero es mas conocido por su titulo latín – Magna Carta. Era el embrión de la democracia inglesa. En los Estados Unidos – y muchos otros países – debemos una deuda enorme a Stephen Langton.

Un himno bello al Espíritu Santo, una herramienta importante para el estudio de la Biblia y un documento que lanzó el experimento moderno democrático: Stephen Langton muestra lo que una persona puede hacer si está inmersida en la tradición cristiana – y abierta a la obra del Espiritu Santo.

Ven, luz santificadora,
Y entra hasta el fondo del alma,
De todos los que te adoran

Sin tu inspiración divina
Los hombres nada podemos
Y el pecado domina;

Danos virtudes y méritos
Danos una buena muerte
Y contigo el gozo eterno.

************

English Version

De los Archivos:

Homilía 2011: Fue el Espiritu Santo
2010: El Poder del Espiritu Santo
2009: Amable Huesped del Alma
2008: Don Doble
2007: Siempre a Tu Lado
2006: Da Testimonio de la Verdad
2005: El Mayor Poder No Usado
2004: Un Hombre Abierto al Espíritu Santo
2003: Beber del Mismo Espíritu
2002: Sanación de Memorias
2001: Comparaciones Odiosas y Dones Preciosos

Otras Homilias

Boletín

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Santa Maria del valle


Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home