¡Que Temibles Son Tus Obras!

(17 de mayo de 2020)

Mensaje: Hoy es suficiente levantarse y decir: "¡Que temibles son tus obras!" ¡Si! "Con su poder El gobierna por siempre".

El domingo pasado escuchamos a Jesús decir: "No pierdan la paz. Si creen en Dios, crean tambien en mí".

Pero, ¿por qué necesitamos fe? Cuando todo está dicho y hecho, ¿no tenemos que ocuparnos de nuestros propios problemas? ¿No somos nosotros los que tenemos que vencer al coronavirus? Como dijo uno de nuestros políticos: "El número ha bajado porque bajamos el número. Dios no hizo eso. La fe no hizo eso".

El obispo Robert Barron escribió un artículo que muestra que si bien ese gobernador puede ser experto en política, su teología es débil. En el artículo, el obispo Barron explica "la trascendencia no competitiva de Dios". Te animo a leer el artículo o ver el video del obispo Barron. Por mi parte, me gustaría explorar la trascendencia no competitiva de Dios compartiendo una anécdota personal y luego destacando las Escrituras clave de este domingo.

Aquí está la anécdota: cuando visité a mi hermano la semana pasada, me sorprendió que el hubiera horneado unos panes.Fue bastante bueno. "Louie", le pregunte, "¿cómo lo hiciste?"

Mi hermano explicó que nuestra sobrina le había comprado uno de esos aparatos para hacer pan. Reunió los ingredientes y los dobló. Ahora, supongamos que le pidiera a mi hermano una lista de los ingredientes y él dijera: "Se necesita harina, aceite, levadura, Dios, azúcar y un horno". Bueno, creo que verías que Dios realmente no pertenece a esa lista. Dios no es un ingrediente más. Trasciende todos los ingredientes y los hace posibles. Dios también inspiró a nuestra sobrina en su acto de cariño y le dio a mi hermano la inteligencia y la paciencia para llevar a cabo el proyecto. Lejos de ser un objeto amable por ahí, como un "monstruo espagueti volador", Dios es la fuente, el que sostiene todas las cosas y las completa.

Entonces, con respecto al coronavirus, Dios es más que alguien a quien recurrimos cuando todo lo demás falla. Él es eso, por supuesto, pero necesitamos reconocer su papel en cada paso y recurrir a él en todo momento. Nuestro salmo le dice a Dios: "¡Que temibles son tus obras!" Luego agrega: "Con su poder El gobierna por siempre".

El papel de Dios no vemos solamente en momentos extraordinarios: cuando la materia emerge de la nada, cuando la vida emerge de la materia, cuando la conciencia humana emerge de la vida. Pero la verdad es que Dios está involucrado en cada paso del proceso. Como católicos, no tenemos que rechazar la evolución, solo la versión que dice que todo es al azar y sin propósito. Él sostiene todas las cosas y constantemente las empuja hacia adelante. Podemos mirar el cielo nocturno o una flor hermosa o un niño recién nacido y decir: "¡Que temibles son tus obras!"

Además de sostener la creación, Dios sostiene nuestras vidas. Como dice Isaías: "todo lo que hemos logrado ha sido por tu gran poder". (26:12) Seguro lo hicimos, pero al final de las cuentas Dios recibe el crédito. Cuando leemos la Biblia es como bajar la cortina y reconocer lo que realmente está sucediendo.

La Biblia muestra que todo le pertenece a Dios, pero también deja en claro que tu y yo podemos apartarnos de Dios. Cuando hacemos eso, entramos en un mundo falso. La semana pasada usé el ejemplo de la esclavitud. Se basa en una mentira: que un ser humano puede ser dueño de otro ser humano. Podemos pertenecer a otra persona, como un esposo a su esposa o un padre a su hijo. Con cariño podemos decir "eres mío y yo soy tuyo". Pero no podemos ser dueños de otra persona porque Dios es dueño de cada uno de nosotros. San Pablo dice que Jesús nos compró al precio de su sangre. Convertir a otra persona en esclavo es un delito contra Dios. Como vimos la semana pasada, Abraham Lincoln discernió que la Guerra Civil fue el juicio de Dios sobre nosotros por el pecado de la esclavitud.

Hoy estamos en una situación bastante dificil con el coronavirus y la devastación mundial que ha resultado. Si lo pensamos bien, esta pandemia debe humillar nuestro orgullo. Un virus tan pequeño que un microscopio ordinario no puede verlo, ese virus nos ha derribado. Somos criaturas frágiles arrojadas a un mundo con peligros por todos lados. Y los peligros del mundo físico no son nada en comparacion a los peligros espirituales que nos amenazan. A veces parece que estamos solos en lo que finalmente es una batalla perdida. Pero ese no es el caso. Dios no nos deja huérfanos. Veremos más la próxima semana mientras celebramos la ascensión de Jesús a la mano derecha del Padre.

Por hoy es suficiente levantarse y decir: "¡Que temibles son tus obras!" ¡Si! "Con su poder El gobierna por siempre". Amén.

***********

English Version

De los Archivos (Sexto Domingo de Pascua, Ciclo A):

2017: Life in Christ Week 6: Ask
2014: Viaje a Esperanza Semana 6
2011: La Razon de Nuestra Esperanza
2008: No Les Dejare Huerfanos
2005: ¿Por Qué Benedicto?
2002: He Dejado de Quererla

Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en ingles - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home