La Riqueza de las Naciones

(4 de julio de 2004)

Hoy escucharemos oradores citando la Declaración de Independencia, especialmente su Segundo frase (“We hold these truths…”). Menciona tres derechos inalienables. Naturalmente, el primero y más fundamental es el derecho a la vida. Los fundadores lo llamaron inalienable porque no puede ser quitado o transferido – es de Dios.

Para nosotros como ciudadanos y cristianos pocas cosas son tan importantes que la defensa de vida humana. En nuestra parroquia hemos organizado un Comité Respetar la Vida como respuesta a la apertura de una nueva oficina de Planned Parenthood solamente ocho cuadras de aquí. Mientras los que trabajan en Planned Parenthood pueden tener buenas intenciones, la organización tiene aspectos negativos:

· Es el mayor proveedor de abortos provocados en los Estados Unidos – y por el mundo.

· Promueve el estilo de vida de contracepción. Por ejemplo, el Planned Parenthood de White Center ofrece contracepción gratis por un año a ciertas categorías de personas.

· Usa decepción, por ejemplo llamado la “Píldora del Día Después” contracepción cuando de hecho puede tener su efecto después de la concepción, así destruyendo un embrión humano recién concebido.

· Históricamente Planned Parenthood concentra en minorías, abriendo sus clínicas en barrios como el nuestro, con una población significante de minorías. Sus raíces son racistas.

· Proporciona aborto y contracepción a menores de edad sin informar a sus papás, así creando una división adicional entre padre e hijo, madre e hija.

· Ha cubierto casos de violacion reglamentaria.

El Comité Respetar la Vida responderá en tres maneras: Primero, por oración que es nuestra arma mas fuerte. Tendremos vigilias legales y no-violentas de oración ante la oficina de Planned Parenthood. Segundo, por la educación, especialmente para ayudar a nuestros jóvenes entender que la vida es un don de Dios. (Una parte esencial de la educación por supuesto incluye la sanación después del aborto.) Tercero, ofreciendo recursos para personas tentadas por aborto y el estilo de vida de contracepción. Por ejemplo, el 25 de julio he invitado unos médicos para dar una presentación sobre Planificación Natural de la Familia. Les invito a asistir – a ayudar con el Comité Parroquial Respetar la Vida.

Respetar la vida humana es fundamental a nuestros deberes como ciudadanos y cristianos. Una parte de la grandeza de nuestro país es que, al momento de su fundación, reconoció este deber fundamental.

Los fundadores sacaron inspiración de la Biblia. Querrían que nuestro país fuera una “ciudad sobre un cerro,” una nueva Jerusalén. Es significante que este fin de semana escuchamos al Señor pronunciando estas palabras:

Hacia ella extenderé la paz como un torrente,
y la riqueza de las naciones como río desbordado. (Is 66:12)

En unos sentidos parece que esta profecía ha sido cumplida en nuestro país. A pesar de muchos problemas y desigualdades, los Estados Unidos ha creado mas riqueza que cualquier otro país en la historia humana – y ha extendido la prosperidad a un número mayor de gente. Aun personas con recursos modestos tienen a su alcance comodidades, comida, oportunidades para entretenimiento y aprendizaje, etc., que, en el pasado, aun la clase alta no tenía.

Y hoy muchos todavía miran a nuestro país como la “puerta dorada.” Cuando yo estaba en el Perú, hicieron una encuesta de jóvenes, preguntándoles sobre lo que más les gustaría hacer en el futuro. Muchos mencionaron el deseo de ir a la universidad o tener un pequeño negocio, pero el sueño mayor era “ir a los Estados Unidos de América.”

Desde luego, los que estamos aquí tenemos que ser cordiales y generosos, haciendo lo que podemos para extender la prosperidad a otras sociedades. Al mismo tiempo, tenemos que evitar la trampa de ver prosperidad como su propio fin. Jesús les dice a los discípulos “no lleven ni dinero, ni morral, ni sandalias.” (Lc 10:4) Nuestro enfoque es Dios y la persona humana – su salvación – no la bolsa de Nueva York o nuestro fondo de jubilación.

Esto tiene implicaciones enormes. Estamos en un año electoral – y según las encuestas, la mayoría hará su decisión con relación al estado de la economía. Nuestros obispos nos dicen algo diferente. Sí, la economía es importante a causa de su impacto sobre personas, especialmente proporcionando trabajos dignificados. Pero hay asuntos más profundos: la defensa de los más vulnerables, comenzando con el niño no nacido – seguramente el ser más indefenso de nuestra sociedad - luego, los que están terminalmente enfermos y luego, grupos con poco poder, como inmigrantes, las personas sin hogares, los presos, etc.

San Pablo dice que la solamente quiere gloriarse en la cruz de Cristo. (Gal 6:14) Eso tiene que ser nuestra actitud. Somos parte de un gran país, pero primero somos ciudadanos del cielo. Si damos la prioridad a Dios, no vamos a fallar en nuestro deber a la nación.

************

*No significa que estamos más contentos que las personas del pasado – o en otras naciones. Prosperidad, aun muy deseado, no en sí misma produce la felicidad; muchas veces el contrario – pero es tema de otra homilía.

English Version

De los Archivos (Homilía para Domingo Catorce - Año C):

2010: Sanando el Arbol Familiar
2007: Arriesgarse
2004: La Riqueza de las Naciones
2001: Lo Que Necesitamos

Otras Homilias

Boletín

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de Santa Maria del Valle

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home