He Sido Bautizado

(8 de abril de 2007)

Tema básico: Por bautismo recibimos el perdón hecho posible por la Resurrección de Jesús.

Feliz Pascua de Resurrección! Quisiera comenzar esta homilía de Pascua con las palabras que una muchacha alemana cosió en una tela:

He sido bautizado.
Aun si muero, como puede el sepulcro frío hacerme daño?
Conozco a mi patria y mi herencia, que tengo con Dios en el cielo.
Después de morirme, hay preparado para mi la alegría del cielo y la túnica de gloria.
He sido bautizado.
Estoy en alianza por mi bautismo con mi Dios.
Así digo yo siempre con labios contentos.
En cruces, tribulaciones, problemas y necesidades:
He sido bautizado.
Me alegro en eso.
La alegría se queda para siempre.

La muchacha alemana que cosió esas palabras vivió en Pensilvania con su familia inmigrante, hacia el fin del siglo dieciocho. A pesar de la distancia de tiempo y lugar, su sentimiento se aplica a ti y a mi.

En la misa de hoy tu y yo tenemos la oportunidad de renovar nuestro bautizo. Por el bautismo hemos recibido una patria, una herencia, una alianza con Dios. No importa la prueba o tribulación que enfrentamos, esa alegría se queda.

¿De donde viene la alegría del bautismo? Tenemos la respuesta este domingo. San Pedro describe como Jesús murió, pero volvió desde la muerte. Después de dar un resumen de la evidencia, Pedro declara el gran motivo para alegría:

"Quien cree en el recibe por su Nombre el perdón de los pecados."

El doctor Felipe Cary, profesor de Universidad Eastern, dio un comparación para explicar como la Resurrección trae el perdón de los pecados. El doctor Cary conto sobre una niña que empujo a su hermano, causandole quebrantar su cuello. No era su intención paralizarlo, pero eso fue el resultado de su acción. Todo el día y toda la noche ella pensaba sobre lo que hizo. El próximo día tenia que enfrentar a su padre. Acercandose al cuarto, tenia miedo. ¿Que temía? No tanto que su papa iba a castigarla. Aceptaría cualquier castigo. Lo que temía fue que su padre le diría que ya no es su hija. Cuando ella entra el cuarto, ve algo glorioso. Su hermano esta sentado el lado de su papa y le dice, hermana. Y escucha a su padre decir, hija mía.

Pues, tendría que recibir algún castigo por lo que hizo. Pero ahora tiene una alegría que nadie puede quitarle. La recuperación milagrosa de su hermano le restaura a su familia. Algo semejante – pero infinitamente mayor – ha sucedido a causa de la Resurrección de Jesús de la muerte. Jesús llevo todas nuestras maldades a la cruz. Murió a causa de nuestros pecados. Pero ahora vive – y tenemos perdón por su Nombre.

En la primera homilía de Pascua, Pedro aclara que tenemos perdón solamente por la muerte y Resurrección de Jesús. Cuando la gente le pregunta, ¿Que tenemos que hacer? El responde claramente, "Arrepiéntase, y que cada uno de ustedes se haga bautizar en el Nombre de Jesús." (Hechos 2:38)

Les invito este Domingo acercarse a las aguas del bautismo. Alegrete que en Jesús eres una hija bella, un hijo favorecido. Rechaza el maligno, con todas sus promesas falsas. Proclama tu fe en el Dios verdadero. En su nombre – Padre, Hijo y Espíritu Santo – has sido bautizado. Tu y yo todavía tendremos pruebas, pero hemos recibido una alegría que nadie nos puede quitar.

He sido bautizado.
Me alegro en eso.
La alegría se queda para siempre.

**********

Note: If your computer brings up this page with weird characters (e.g. báásico instead of basico with accent over the "a") please go to "View," scroll down to "Encoding" and change from "Western European" to "Unicode" (or vica versa). One of the encoding languages should bring up the correct Spanish text.

English Version

De los Archivos:

Homilía 2009: La Vida Eterna Comienza Ahora
2008: Su Voluntad Es Nuestra Paz
2007: He Sido Bautizado
2006: Atisbando la Tumba2005: Transformación
2004: Listo Para el Combate
2003: Motivo Para Vivir
2002: El Eslabón Más Debil
2001: Nueva Identidad

Otras Homilias

Boletín

Caminata a la Catedral, 24 de marzo de 2007

Home