Ser Discipulo Misionero Semana 4: Tomar tu Carga

(4 de febrero de 2018)

Mensaje: Ser discipulo misionero significa tomar tu carga, gastarte por Jesus.

En nuestra primera lectura, Job pregunta: "¿No es la vida del hombre en la tierra un trabajo pesado?" A lo largo de la historia, la mayoría de las personas en la mayoría de los lugares han llevado vidas de trabajo pesado. Considerar los miles que trabajaron en las pirámides de Egipto o las estructuras de piedra del Perú. Hasta hace muy poco, la mayoría luchaba por arrancar una vida de subsistencia del suelo.

Vivimos en un tiempo en el que la mayoría disfruta de una mayor abundancia. Sin embargo, también experimentamos cansancio. Nuestros jóvenes están más ansiosos y tristes que hace una generación. Podemos hacer la misma pregunta que Job: "¿No es la vida del hombre en la tierra un trabajo pesado?"

Seguro, pero ¿cuál es la solución? ¿Más entretenimiento, más accesorios electronicos, más posesiones materiales? No, la respuesta es descubrir el propósito de la vida.

Me imagino a un joven caminando por un camino solitario. Con los audifonos (earbuds) conectados, sin saber a dónde se dirige, de repente ve algo extraño: justo en su camino, una mochila. Él lo levanta. Es pesada pero lo intenta. Se ajusta perfectamente como si hubiera sido hecho solo para él. No esta seguro de lo que hay adentro, sospecha que es algo importante. Con la mochila en sus hombros, siente paz, incluso alegría.

La mochila, sin embargo, es pesada y el joven comienza a preguntarse por qué la está cargando. Está tentado de tirarla a un lado, tal vez fue para otra persona pero encaja exactamente. Avanza lentamente y finalmente se encuentra con otra persona que también lleva una mochila similar a la suya.

Esa es la situación de los discípulos en el Evangelio de hoy. Dejando sus redes para seguir a Jesús, se convierten en pescadores de hombres. Estan emocionados porque sienten que han descubierto el propósito de su vida. Muchos los necesitan: los enfermos, los quebrantados, los poseídos por los demonios. Al principio, Jesús les muestra cómo hacerlo y luego los envía.

Seguir a Jesús significa recoger la cruz, esa carga, esa mochila diseñada específicamente para ti. Para algunos implica aceptar el estado soltero como lo mencionó St. Paul el domingo pasado. Ser sacerdote, religioso, un laico dedicado en el mundo. Cuando el Arzobispo Sartain dio su informe sobre el estado de la arquidiócesis, mencionó que desde 2011 hemos ordenado a 17 nuevos sacerdotes. ¡Estos jóvenes han causado que la edad promedio de los sacerdotes asignados ha bajado un año! *

San Pablo presenta dos opciones básicas: la vida soltera devota o el matrimonio: fundar una familia. Vivimos en un mundo donde los jóvenes tienen una amplia gama de posibilidades y tendrán que hacer muchas adaptaciones a lo largo de la vida. Sin embargo hay que enfrentar una pregunta fundamental: ¿Qué voy a hacer con el don de la masculinidad o la feminidad? ¿Dios me está llamando a la vida soltera devota o al sacramento del matrimonio?

En vivir ese llamado Dios coloca ante cada uno una carga: una especie de mochila. Contiene lo que necesitas para seguir a Jesús y servir a los demás. Jesús desafía a la persona joven a que tome esa carga, y también le dice a las personas mayores que no la dejen. Dios todavía tiene una misión para ti. Tal vez es como la Hermana Bárbara ofreciéndole su sonrisa, su oración, uniendo su sufrimiento a la cruz de Jesús.

Pienso en mi amigo el Padre Jim Lee. Durante un par de décadas ha sido pastor de una de nuestras parroquias más grandes: San Miguel en Olimpia. Él ha llamado a los feligreses a una co-responsabilidad impresionante. El mes pasado fue diagnosticado con ALS - enfermedad de Lou Gehrig. Le ha pedido al Arzobispo Sartain que le permita continuar como pastor el tiempo que pueda, y luego que los feligreses lo cuiden en la rectoría hasta su muerte. Cuando el padre Jim era un hombre joven en Chicago, abrazó la alegre carga del sacerdocio. Le llevó primero a África, luego a nuestra arquidiócesis, ahora a una enfermedad que ha comenzado a quitarle el control de sus músculos.

Una anécdota personal sobre el padre Jim entonces daré el resumen final y el versículo. Una vez hice un retiro donde los sacerdotes compartieron un espacio para dormir. Cuando la cabeza de Jim golpeó la almohada el inmediatamente se durmio. Sorprendido, el día siguiente le pregunté cómo lo hizo. Dijo que era normal para él. Bueno, ahora me doy cuenta que cada trabaja tan duro que al acostarse inmediatamente se cae dormido. Ese no soy yo, pero sigo tirando.

Ahora para resumir: convertirse en un discípulo misionero significa tomar su carga, gastarse para Jesús. Implica trabajo duro, incluso trabajo pesado. No todas las reuniones serán emocionantes, no todas las personas atendidas estarán agradecidas. Algunos se alejan, incluso se vuelven en contra. Aún así, como dice nuestro Salmo, "El Señor reconstruye a Jerusalén". Él está reconstruyendo su Iglesia, llamando a los jóvenes a tomar su cruz, cargar su mochila. Cuando una persona escucha el llamado para ser discípulo misionero, el versículo para llevar a casa es: "Me he convertido en todo para todos, para salvar al menos a algunos". Amén

**********

English Version

De los Archivos (Quinto Domingo, Ciclo B):

2015: Autoridad de Jesus Semana 2
2012: Es Mi Obligacion
2009: Confiado una Mision
2006: Eros y Agape
2003: ¡Que Cantidad de Trabajo!

Otras Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en inglés - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home