Ser Discipulo Misionero Semana 2: Deja que Jesus Levante tu Culpabilidad

(21 de enero de 2018)

Mensaje: Acepta a Jesús. Deja que él levante tu culpa. Conviértete en un discípulo misionero.

En los ultimos dias he estado firmando las "cartas fin del anyo" - para los que en 2017 hicieron donaciones a Santa Maria del Valle. Es una oportunidad de rezar para miembros de la parroquia. Estoy agradecido por la generosidad de nuestros feligreses. Si hiciste una donacion identificada - por sobre, cheque o transferencia electronica - y no recibes una carta esta semana, dejanos saber. Los que donan hacen posible nuestra mision. Significa que estas tomando un paso de discipulado.

Eso es lo que estamos hablando en estos domingos antes de cuaresma: le llamado de Jesus ser discipulos misioneros. Como ha señalado el arzobispo Sartain, si no escuchamos ese llamado, la Iglesia (al menos aquí) no tiene futuro. La semana pasada vimos al primer discípulo misionero: Andres. Él se encuentra con Jesús, quien lo invita a "ven y veras". Andrew luego va con su hermano Simon Pedro, "Hemos encontrado al Mesías", dice.

También vimos la semana pasada que Jesús viene como el Cordero. Como cordero sacrificial, él se ofrece para quitar nuestros pecados. Esto nos lleva a un tema difícil: el pecado y la culpa. Sé que en este momento algunos estan tapando los oidos. "No quiero oír hablar de la culpa. La culpa causa tanto daño." Estoy de acuerdo. Tampoco no me gusta la culpa. Lo último que deseo es imponer culpabilidad. Quiero liberar a la gente de la culpa.

¿Pero cómo? Considerar tres ejemplos de culpabilidad: 1) Alguien se siente culpable de tirar comida mientras la gente en el mundo se muere de hambre. 2) Una persona se siente culpable por pasar 3 horas al día en las redes sociales. 3) Un hombre se siente culpable por tener ciertos pensamientos sobre la esposa de su vecino.

En cada uno de esos casos podría decir muchas cosas, desde "no sudar las cosas pequeñas" hasta "tener cuidado". Y reconocemos que la culpa a menudo puede ser equivocada porque estamos sujetos a fuerzas que escapan a nuestro control. Los cristianos se refieren a estas fuerzas como el mundo, la carne y el diablo. El mundo es la cultura en la que nadamos. La carne: esos impulsos que nos empujan. El diablo: entidades espirituales, demonios que nos agreden. Esas fuerzas pueden abrumarnos. Sin embargo, sabemos que no tienen control total. ¿Como sabemos? Porque Jesús nos dice: "arrepiéntanse".

Arrepentirse significa hacer un nuevo comienzo, reenfocar la mente. Sucedió en Nínive cuando predicó Jonás. Puede suceder en este Valle. Puede suceder en tu vida, tu familia. Arrepientete.

Pero Jesús no dice simplemente "arrepiéntete". Él dice: "Arrepentirse y creer en el Evangelio". Creer en el Evangelio significa aceptar a Jesús como el Cordero de Dios, el que quita los pecados de la palabra. Como dicen los evangélicos, aceptar a Jesús como su Señor y Salvador personal.

Ya sabes, realmente es una buena noticia que Jesús quite nuestros pecados. Significa que no tengo que ir proyectando una imagen que "Estoy bien". O al menos no estoy tan mal como ese otro tipo. O que necesito seguir poniendo excusas por lo que hice. No, el perdón de los pecados significa que puedo comenzar de nuevo. Puedo pedirle a Jesús que se tome posesion de mi vida.

Martin Lutero expresó esto de una manera dramática. Ahora no me gusta el hecho de que Martín Lutero rompió la Iglesia en mil pedazos, pero sí tenía una manera sorprendente de expresar el Evangelio. Él representa a la persona humana como un caballo. Donde vamos depende de quién está en la silla de montar. Si el diablo está en control, vamos a un lugar: aislamiento, impotencia y la amargura. Si Jesús está en control, conduce al poder, proposito y comunion. Usted y yo podemos estar sujetos a muchas fuerzas que nos determinan: ambiente, herencia, impulsos internos. Sin embargo podemos elegir quién se sienta en la silla de montar.

La invitación de este domingo es arrepentirse y creer en el Evangelio: aceptar a Jesús y llegar a ser un discípulo, incluso un discípulo misionero. Deje que Jesús levante su culpa.

Para volver a los tres ejemplos de culpabilidad: desperdiciar comida, bueno, permite que Jesús dirija tu Co-Responsabilidad. Tres horas al día en las redes sociales: ore y Jesús te ensenara moderacion. Y esos pensamientos perturbadores y atormentadores: abre tu corazón a Jesús. Él tiene su forma de desenredar nuestras vidas. Ser paciente. Roma no fue construida en un día. Tampoco Jerusalén. Como dice nuestro Salmo, "Enséñame tus caminos, oh Señor".

Acepta a Jesús. Deja que él levante tu culpa. Conviértete en un discípulo misionero. Arrepiéntete y cree en el Evangelio. Amén.

**********

English Version

De los Archivos (Tercer Domingo, Ciclo B):

2012: Tiempo de Apostar
2009: Arrepientanse y Crean
2006: La Vida Es Corta
2003: El Tercer Misterio Luminoso

Otras Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en inglés - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home