Pecado de Insinuaciones

(9 de septiembre de 2018)

Mensaje: Que Cristo nos abra los oídos y límpianos los labios para que oigamos su palabra y la hablemos suavemente a otros.

Este mes leemos de la carta de Santiago. En una parte describe los pecados de la lengua. Es un miembro pequeño, dice, pero al igual que el timón de la nave puede determinar la dirección de la vida. La misma lengua puede tanto maldecir como bendecir. En el Evangelio de hoy, Jesús sana a un sordomudo tocando su lengua. Este es un buen momento para abordar los pecados que implican un mal uso del don del hablar.

Casualmente, esta semana estoy en el Oregon Shakespeare Festival, que presenta una producción de Otelo. Como sabrás, la obra cuenta cómo un villano llamado Iago derriba a Otelo. Utiliza chismes e insinuaciones para convertir a Othello en su desvergonzada esposa, Desdémona.

Volvamos al Evangelio. Jesús toca los oídos de un sordo y dice Efeta, que significa, Ábrete. Debe haber sido maravilloso escuchar sonidos – niños, aves, sobre todo la voz de Jesús mismo. Pero también mucho trabajo aprender el significado de tantas palabras – y distinguir lo que requiere atención de lo que uno puede ignorar.

Igualmente, cuando Jesús te toca a ti o a mí, no significa que ya sabemos todo y podemos empezar a corregir a otros. No, eso es cuando comenzamos a escucharlo – leyendo la Biblia, el Catecismo, los documentos de Vaticano II y otras fuentes de su enseñanza.

Yo sé que unos sacerdotes jóvenes se han desanimado – no tanto por ataques de “liberales” (si alguien va contra la corriente de la cultura, sabe que lo sucederá) pero por criticas de los que pensaba que eran sus aliados. Muchas veces las criticas no son bien fundadas o son expresadas en una forma dura como un juicio personal.

Solamente después es escuchar a Jesús, debemos hablar. Y tenemos que pedirle que nos tocara los labios antes de hacerlo. Al proclamar el Evangelio el sacerdote reza, “Purifica mi corazón y mis labios, Dios todopoderos, para que anuncie dignamente tu Evangelio.” Es una oración que todos podemos hacer antes de tratar de hablar de parte del Señor.

Al concluir el Evangelio, antes de dar la homilía, dice “Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados.” Siempre es esencial reconocer su propio pecado – y que la meta no es condenar sino ofrecer liberación del pecado.

Como tu, sería un tonto si no reconozco que necesito corrección. ¿Pero como y cuando ayuda? Una vez hacia algo en la parroquia que yo pensaba que estaba bien. Un hombre se me acercó en un momento cuando no tenía miles de distracciones, expresó su preocupación en una manera amigable y me mostró el documento apropiado. Mientras no estaba alegre al ser corregido, aprecié su preparación, pensaba sobre lo que me dijo y hice el cambio indicado. También me ayudó saber que era un hombre de oración que amaba a la parroquia y se preocupaba de mi persona.

Isaías profetizó:

Los oídos de los sordos se abrirán,
Saltará como venado el cojo
Y la lengua del mudo cantará.

Que Cristo nos abra los oídos y límpianos los labios para que oigamos su palabra y la hablemos suavemente a otros.

**********

English Version

De los Archivos (Vigesimotercer Domingo, Ciclo B):

2015: Discernimiento de Espiritus
2012: Una Obra de Liberacion
2009: Escuchando su Voz
2006: La Marcha de Locura
2003: Señor, Purifica Mis Labios

Otras Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en inglés - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home