Ojos en el Premio

(16 de febrero de 2020)

Mensaje: Si mantenemos nuestros ojos en el premio, nos ayudará a ver a los demás como realmente son, no como objetos.

Hoy Jesús nos dice: "Se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio. Pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón.".

En los años 70, Jimmy Carter dio una entrevista en la que intentó explicar esta enseñanza. No queriendo parecer auto-justificado, admitió que aunque nunca había caído en el adulterio, era culpable de "adulterio en mi corazón". Como puedes imaginar, la entrevista se convirtió en objeto de bromas. Haciendo campaña en el Medio Oeste, una pareja de granjeros se le acercó. "Sr. Carter", dijo el hombre, "esta es mi esposa, pero no codiciarla en tu corazón". Carter dio un paso atrás y la miró, una corpulenta senora de mediana edad. Con una sonrisa, dijo: "No puedo evitarlo".

Este incidente de buen humor resume el dilema del Evangelio de hoy. Si bien una persona puede no haber cometido adulterio, asesinato o perjurio, ¿quién no ha cedido a la lujuria, la ira y la equivocación - las mentiras?

Estos pecados menores hacen daño real. Como el movimiento MeToo ha subrayado, es perjudicial convertir a otra persona en un objeto. Del mismo modo, la ira, que es una forma de odio, puede causar un daño real. Y las mentiras, incluso las mentiras pequeñas, debilitan nuestras relaciones.

¿Entonces que hacemos? Jesús nos dio la respuesta hace unas semanas. Al inaugurar su ministerio público, dijo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”.

Si recuerda, convertirse o arrepentirse significa cambiar la mente, asumir una nueva perspectiva. En lugar de una perspectiva terrestre y temporal, adopte una visión más amplia: comenzar a ver las cosas como son, desde el punto de vista de la eternidad.

En el cielo no habrá lugar para la lujuria, la ira y las mentiras. El cielo es un lugar de paz. Esos deseos inquietantes serán purificados y lavados.

Pero mucho más que ser un lugar de paz, el cielo es un lugar de súper abundancia. Incluso nuestros deseos más mezquinos tendrán un cumplimiento sorprendente. G K. Chesterton dijo: "un joven que toca la campana de un burdel busca inconscientemente a Dios". Nuestro problema no es que deseamos demasiado, sino que deseamos muy poco. En su libro El gran divorcio, CS Lewis muestra cómo una persona puede crear su propio infierno pero aferrándose al resentimiento y la auto justificación, mientras que el cielo ofrece verdadera libertad y alegría.

A algunos les preocupa que si pensamos demasiado en el cielo, nos distraerá de nuestro trabajo aquí en la tierra. San Pablo no lo vio así. Si mantenemos nuestros ojos en el premio, nos ayudará a ver a los demás como realmente son, no como objetos. La esperanza del cielo ayudará a frenar la ira y resistir la falsedad. Citando a Isaías, Pablo dice esto acerca de nuestro futuro con Dios: lo que el ojo no ha visto, y el oído no ha escuchado, y lo que no ha entrado en el corazón humano, lo que Dios ha preparado para los que lo aman ". Amén.

***********

English Version

De los Archivos (Sexto Domingo Ordinario, Ciclo A):

2017: Sabiduria Escondida Semana 3 - sobre Adulterio, Asesinato, Perjurio
2014: Hacia una Sintesis - Parte 2
2011: Pero Yo Les Digo
1999: Adulterio, Mentiras y Juicio

Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en ingles - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home