Ven a la Verdad

(27 de octubre de 2019)

Mensaje: Dios no quiere escrupulosidad. Él quiere que aceptemos su misericordia. Dios dice, ven a la verdad

Hace unas semanas le pedimos a Jesús: "Aumenta nuestra fe". El don de la fe nos permite entrar en una relación con Dios. La fe hace posible la oración. Y la oracion por su parte aumenta la fe.

La oración comienza con gratitud. Al igual que los diez leprosos que Jesús sana, tu y yo hemos recibido bendiciones inesperadas. Normalmente los damos por sentado, pero cuando volvemos a dar gracias, Jesús dice: "Tu fe te ha salvado". La gratitud aumenta la fe.

Para la oración es suficiente descansar con gratitud. Pero, aún así, tenemos necesidades y los que amamos están sufriendo. Al igual que la viuda el domingo pasado, ponemos esas necesidades ante Dios con persistencia. Agradecemos, luego pedimos.

Hoy vemos un tercer paso de oración: arrepentirse. Tú y yo hemos recibido tanto, pero nos alejamos de Dios. Creamos un dios falso que pensamos va a traer la paz: un viaje de compras al centro comercial o en Amazon, la atraccion de drogas o pornografía, explosiones de ira o simplemente encerrarse en si mismo. Para arrepentirnos, volvernos a Dios, podemos usar la oración del recaudador de impuestos: "Dios mio, apiadate de mi que soy un pecador".

El obispo Robert Barron cuenta cómo hace una hora santa de la mañana. Yendo delante de Jesús en el Santísimo Sacramento, reza el breviario y el rosario. Luego, a menudo pasa tiempo diciendo la oración de Jesús: "Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador". Algunos monjes orientales dicen esta oración continuamente al ritmo de su respiración. "Señor Jesucristo, Hijo de Dios/ ten piedad de mí, pecador".

Si una persona pide misericordia de Dios, ya no necesita temer a ningún ser humano. Dios, después de todo, nos conoce de principio a fin, todas nuestras fallas, miserias y ofensas.

El publicano que pidió misericordia volvio a su casa justificado. Se había humillado a sí mismo y ahora puede estar ante Dios, y ante cualquier hombre.

El fariseo, por otro lado, se considera una buena persona, ¡una muy buena persona! Se justifica a sí mismo. En consecuencia, Dios no puede justificarlo. Dios es la pura verdad. No puede participar en una mentira.

El publicano ve la verdad. Seguimos su ejemplo. Comenzamos la misa diciendo "He pecado mucho, en pensamiento, palabra, obra y omision..." ¿Esto parece exagerado? Bueno, Dios no quiere escrupulosidad. Él quiere que aceptemos su misericordia. Dios dice, ven a la verdad.

En la oración, comenzar agradeciendo humildemente a Dios y pidiéndole lo que necesita. Entonces arrepiéntete y alaba a Dios. agradecer, pedir, arrepiéntise, alabar. Todo esto requiere humildad. Como dice Jesús, "el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido".

***********

Botines Puestos #5: Por Que Necesitamos Oración Intercesora (Invitación a Adoración Eucarística) (Version audio de la homilia para Vigesimo Noveno Domingo - Ciclo C - 2016)

Como Rezar, Parte Dos: Persistencia (Version audio de la homilia para Vigesimo Noveno Domingo - Ciclo C - 2013)

English Version

De los Archivos (Trigesimo Domingo, Ciclo C):

2016: Botines Puestos Semana 6: La Buena Batalla
2013: Como Rezar, Parte Tres: Misa Como Oracion del Publicano
2010: Postura en la Misa
2007: Los Gritos del Pobre
2004: Apiádate de Mí, un Pecador
2001: Una Leccion en Humildad

Homilias

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3)

Estudio Biblico Echate al Agua (recursos audios mayormente en ingles - homilias de los misas diarias en Tiempo Ordinario)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia


Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Home