Pasión Que Transforma

(Homilía para Cuarto Domingo de Cuaresma, Año B)

Una de nuestras iglesias vecinas tiene un mensaje en su cartelera: “Tanto amó Dios al mundo…que no envió un comité.” Pues, los comités tienen su lugar y hay muchos aquí en la Sagrada Familia, pero todos reconocemos que las cosas cambian no tanto porque personas se reúnen alrededor de una mesa, sino por la pasión de una u otra persona. El comité mismo solamente hace algo porque sus miembros tienen una preocupación ardiente en su corazón. El domingo pasado usé el ejemplo de William Wilberforce como hombre cuya pasión transformó el mundo moderno. Todos podemos pensar en otros ejemplos: Simón Bolívar, Mahatma Gandhi, Beata Teresa de Calcuta. Pero el ejemplo supremo de pasión que transforma se encuentra en el evangelio de hoy:

“Tanto amó Dios al mundo, que se le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.”

San Pablo describe el amor apasionado de Jesús en su Carta a los Efesios. Cuenta como estábamos “muertos” a causa de nuestras malas decisiones. Pero Dios no quiere que nos hundamos en desesperación. Por esa razón envió a Jesús – el único Hijo. No tenemos motivo para tristeza porque al final de las cuentas nuestra salvación no depende de nosotros mismos. Hemos sido “salvados por la gracia.” Somos la “hechura” de Dios.

Tal vez Vd. ha visto una piedra de oro en su forma natural. Para mi no fue tan impresionante. Yo podía caminar sobre piedras de oro y no saber que son diferentes que cualquier otra piedra. Pero un experto puede identificarlas inmediatamente y saber que se pueden ser transformadas en cosas maravillosamente bellas – como los cálices sobre nuestro altar. Eso es lo que Dios quiere hacer para nosotros en Jesucristo. El mundo puede contarnos de ningún valor especial, quizás una molestia. Pero Dios es diferente. Dios a su único Hijo para que vengamos a ser algo de valor inmenso: no por nuestras obras pequeñas, sino por su gracia. Somos su hechura.

En el Rito de Elección hace unas semanas, el Obispo Eusebio nos dio una homilía impactante. Mencionó como se hizo ciudadano de este país durante el año pasado y como él notó la importancia de nuestras elecciones. No solamente contamos los votos – sino muchas veces, los re-contamos. A veces el futuro de la nación – o del estado – depende de muy pocos votos. En ese momento, el Obispo Eusebio habló directamente a los candidatos: “Quisiera felicitar a Vds. Han ganado una elección. En realidad es la elección más importante de todos. Y Vds. han triunfado por un solo voto. Jesús ha votado por ti – y eso es el único voto que importa.”

Tú y yo hemos sido elegidos por Jesús. No por nuestra belleza física, no por nuestros pensamientos, no por nuestros logros – sino por su misericordia. Pues, no quiero que Vds. malentiendan la misericordia divina. No significa que desde ahora todo será dulzura y luz. Su nación tuvo un fin terrible porque se burlaron de los mensajeros de Dios. El autor de Crónicas explica que no pueden echar la culpa a Dios por su sufrimiento, sino que el permitió esas cosas terribles precisamente a causa de su misericordia.

Desde nuestra perspectiva humana, el sufrimiento casi siempre parece injusto. ¿Por qué sucede que una enfermedad grave golpea un joven? ¿Por qué requieren tanto dolor nuestras relaciones humanas? ¿Por qué permite Dios que los seres humanos hagan cosas tan horribles unos a otros? Se puede encontrar esas preguntas en la literatura antigua, incluyendo la Biblia. Y si Vd. lee la literatura contemporánea, se dan cuenta que las preguntas no están resultas. No obstante, hoy – tan cerca de la celebración de la Semana Santa – podemos decir esto: Dios entregó a su Hijo único – hasta la cruz – para que tengamos la vida en él.

**********

English Version

De los Archivos:

Cuarto Domingo de Cuaresma, Año B, 2012: Todo Importa - Excepto Todo
2009: La Belleza de Humildad
2006: Pasión Que Transforma
2003: No Hay Refugio del Amor de Dios

Otras Homilias

Boletín

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Santa Maria del Valley

MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

(sitio nuevo profesional)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home