Apartanse de Mi

(Homilia para Domingo Veintiuno - C)

Tema básico: No podemos llevar nuestros pecados al cielo.

Un cuento chistoso para introducir el tema: Resulta que alguien le pregunto a un predicador famoso si es posible masticar tobaco e ir al cielo. El predicador penso un momento y dijo, "Si, pero tendras que ir al infierno para escupir."

Este cuentito presenta un punto importante. Algunas cosas son incompatibles con el cielo. Masticar tobaco es un ejemplo un poco absurdo, pero hay cosas mas serias que tenemos que renunciar para ir al cielo. Los siete pecados capitales dan un resumen: lujuria, colera, gula, flojera, envidia, avaricia - y sobre todo, la soberbia. Esos pecados no pueden tener lugar en el cielo. Si ellos entraran, destruirian el lugar. Piensenlo. La Comunion de los Santos es como una sinfonia con cada miembro cumpliendo su parte especifica. Si alguien llevo la colera a la Comunion de los Santos seria comparable al rasgar las uñas en un pizzaron mientras un grupo de expertos tocan una opera de Mozart.

Espero que vean el punto de mi comparacion. Jesus lo pone mas directamente. Dice que Dios dira a algunos, "Apartanse de mi." Son palabras que dan susto, pero tenemos que tomarlas en serio. No fueron inventadas por un papa o un teologo medieval. Vienen de los labios de Jesus: Apartanse de me. Ustedes no pertenecen aqui. No los conozco.

El infierno es un lugar verdadero - tu o yo podemos llegar alla. Eso es la mala noticia. Ahora tengo buena noticia: Nadie tiene que ir alla. Hay un cuento sobre Calvin Coolidge cuando era vice-presidente de los Estados Unidos. Un dia mientras el presidia sobre el Senado, hubo una discusion fuerte entre dos senadores. Uno se enojaba tanto que le dijo al otro que podia ir directamente al infierno. El senador ofendido se acerco al Vice Presidente Coolidge. "Has escuchado lo que el me dijo?" Coolidge se levanto la cabeza del libro que estaba leyendo y dijo tranquilamente. "Sabes. Estoy leyendo el libro de reglas. No tienes que ir."

Ninguno de nosotros tiene que ir al infierno. Depende de nuestra decision. El Catecismo de la Iglesia Catolica afirma: "Dios no predestina a nadie a ir al infierno." (1037) Aclara que para ir "es necesaria un aversion voluntaria a Dios (un pecado mortal)." Ademas hay que persistir en el pecado mortal hasta el final - es decir, jamas arrepentirse. El Catecismo define el infierno como "estado de autoexclusion definitiva de la comunion con Dios y con los bienaventurados." (1033)

Alguien puede pensar, "Entonces no hay problema. Si el infierno es solamente un estado de autoexclusion de Dios, pues, yo no me excluiría jamas." No estes tan seguro. Considera algo tan comun como la lujuria. Lujuria es una forma de idolatria. Facilmente puede tomar el lugar de Dios. Ademas, la lujuria distorciona a otros seres humanos, los hace objetos. Lujuria toma algo que es muy bueno - el deseo para la union y procreacion - lo convierte en algo destructivo. No se puede guardar la lujuria y entrar el cielo. Cuando la Virgen Maria se les aparecio a los niños en Fatima, les dijo, "Más almas van al infierno por causa de los pecados de la carne, que por ningún otro motivo."

Despues de indicar tan facil es caerse al infierno, la Virgen les enseño una oracion importante: "Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, conduce todas las almas al cielo, especialmente las que mas necesitan de Tu misericordia." Los que rezan el rosario generalmente dicen esta oracion al final de cada decada. Debemos rezar por la salvacion de todos, que nadie sufra separacion eterna de Dios. Aun si alguien ha hecho miserable tu vida, debes rezar por su salvacion. Nuestra propia salvacion depende del deseo para la salvacion de otros. En el evangelio de hoy algunos fueron excluidos precisamente por su deseo de excluir a otros.

Una vez mas Jesus nos hace ver el asunto fundamental: que tu y yo tenemos que hacer una decision. En todo momento estamos haciendo aquella decision. Estamos volviendo a Dios o separandonos de el. Estamos acostumbrandonos al pecado o arrepentiendonos de el. Estamos bajando a otras persona o poniendonos al servicio de otros. Jesus dice, "los que ahora son los ultimos, seran los primeros; y los que ahora son los primeros, seran los ultimos." Y para animarnos en el camino angosto, dice, "Vendran muchos del oriente y del poniente, del norte y del sur, y participaran en el banquete del Reino de dios." Que tu y yo seamos parte de aquel numero.

Nota: Acabo de recibir noticias que dos hermanas religiosas murieron el 15 de agosto en el terremoto en Peru. Son Hermanas Vicentinas Antonieta Perla y Elizabeth Ode. Sor Elizabeth trabajó en el orfanato de Puno y era una buena amiga del Centro Mary Bloom. Favor de rezar por ellas y por las Hijas de Caridad (Hermanas Vicentinas) - y los miles de niños que ellas sirven. He puesto un sitio con sus fotos e informacion sobre ellas.

**********

Note: If your computer brings up this page with weird characters (e.g. báásico instead of basico with accent over the "a") please go to "View," scroll down to "Encoding" and change from "Western European" to "Unicode" (or vica versa). One of the encoding languages should bring up the correct Spanish text.

English Version

De los Archivos (Homilía para Domingo Veintiuno - Año C):

2010: Mas Important Que Vida O Muerte
2007: Apartanse de Mi
2004: Carretera Ancha al Infierno y Camino Angosto a la Vida
2001: ¿Son Pocos Los Que Se Salvan?

Otras Homilias

Boletín (Terremoto en el Peru)

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de Santa Maria del Valle

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home