Un Momento de Definirse

(Homilía para el Domingo Veintiuno del Tiempo Ordinario, B)

Tema básico: Jesus nos pide hacer una decisión que define nuestra relación con el y entre nosotros.

Viene un momento para cada grupo de individuos cuando tienen que hacer una decisión. Van a mantenerse juntos o ir cada uno por su propia cuenta? Eso sucedió, por ejemplo, en la historia de nuestro país. Después de ganar la Guerra de Independencia, todavía no eramos una nación. Solamente habíamos pasado de ser trece colonias a ser trece estados. Representantes de los estados se reunieron en Filadelfia para determinar que tipo de unión tendrían. Querrían cosas como defensa común y comercio abierto, pero al mismo tiempo cada estado defendiendo sus propios derechos y prerrogativas. Finalmente un hombre joven llamado James Madison se paro y dijo lo obvio: No se puede formar una nación con cada uno peleando por sus intereses; hay que hacer sacrificios para trabajar juntos. Pues, por un margen bastante pequeño, los delegados aceptaron la propuesta de Madison - y, en lugar de ser trece estados, nos convertimos en los Estados Unidos. Fue un momento de definirse para nuestro país.

Hoy San Pablo dice algo semejante sobre matrimonio. No se puede formar un matrimonio con un hombre y mujer defendiendo celosamente sus propios derechos. Requiere lo el llama respeto, docilidad y sumisión. Quizás las palabras nos chocan un poco, pero lo que significan es bastante claro. Cada persona tiene que sacrificar algo, rendir unas prerrogativas personales. En aquel momento el hombre y mujer ya no son solamente dos personas que viven juntos. En cambio, vienen a ser el bello sacramento de matrimonio.

En el evangelio, vemos que los discípulo llegando a un momento de decisión. Después de que Jesús les anuncio que es pan y que tenemos que comer de el para tener la vida, casi todos lo abandonaron. Jesús no suavizo sus palabras. Al contrario, les pregunto: También ustedes quieren dejarme? Hay que entender que seguir Jesús no es como ser miembro de un partido político o club - que nos quedamos con el mientras estamos de acuerdo con la mayoría de lo que dice. No. Tengo que admitir que Jesús dijo muchas cosas que me hacen incomodo. La pregunta es esta: Si yo - o usted - lo aceptamos a el. Pedro hablo por los demás apóstoles. Señor, a quien iremos? Tu tienes palabras de vida eterna. Esas palabras marcan un momento de definirse. Dejaron de ser un grupo de individuos. Se hicieron una Iglesia. La Iglesia.

**********

Note: If your computer brings up this page with weird characters (e.g. básico instead of basico with accent over the "a") please go to "View," scroll down to "Encoding" and change from "Western European" to "Unicode" (or vica versa). One of the encoding languages should bring up the correct Spanish text.

English Version

De los Archivos:

Domingo Veinte, Año B, 2003: Dos Visiones de Moralidad Sexual

Otras Homilias

Boletin

Fotos de la Renovación Parroquial

Home

1 1