La Revolución Verdadera

(Homilía para el Domingo Catorce del Tiempo Ordinario, Año A)

Uno de los gobernantes más eficaz era el Emperador Romano, Octavio Augusto. Puso un fin a las guerras civiles que dominó la vida de las últimas décadas de la Republica, inaugurando dos siglos de paz (relativa) conocida como la Pax Romana. Al promover leyes uniformes, moneda estable y un sistema de carreteras y acquaductos, dio un marco para el desarrollo económico y la producción de grandes obras de literatura y arte. Sin embargo, Augusto mismo vio una debilidad fatal en su imperio. Los romanos, especialmente de las clases ricas, se dedicaban más al placer que a la familia. Matrimonios y nacimientos estaban disminuyéndose dramáticamente. En 18 A.C. Augusto promulgó una serie de leyes llamadas Lex Julia de Maritandis Ordinibus para animar a los romanos que se casaran y tuvieran hijos. A pesar de incentivos atractivos y castigos severos para adulterio y otras ofensas contra el matrimonio, las leyes no cumplieron un aumento general del número de niños romanos.

Augusto no sabía que un niño, nacido en un rincón de su imperio, iba a traer la revolución que él esperaba. El hombre jamás se casó o tuvo hijos, pero su visión de la persona humana cambió las cosas totalmente. Desde luego, Uds. saben a quien refiero: el que nos dice hoy, “Vengan a mí todos que están agobiados...” No solamente creó en la dignidad de cada persona; nos dio valor por su muerte sacrifical y resurrección. Los primeros cristianos llevó su mensaje a un mundo aburrido. A personas que consideraban clase social y riquezas como fuente de valor humana, ofrecieron algo mejor. Llevaron un nuevo modo de ver el matrimonio. Se puede ver esta visión en las escrituras de los primeros cristianos. Por ejemplo, San Ignacio dijo:

Diles a mis hermanas que amen el Señor y que estén contentas con sus maridos en la carne y el espíritu, y en la misma manera, manda a mis hermanos en nombre de Cristo que amen a sus esposas como el Señor ama a la Iglesia. Si algún hombre puede mantener la castidad en honor a la carne del Salvador, que lo haga sin jactarse. (Carta a Policarpo c. 115)

Para los seguidores de Cristo, matrimonio es mucho más que un contrato civil. Es una alianza, un sacramento. Como San Pablo, Ignacio dijo a los hombres que amen a su esposa como Cristo ama a la Iglesia. Es decir, que deben sacrificar su propio ser para proteger y cuidar a su señora e hijos. Por esta visión bella, cristianos efectivamente combatieron las plagas que preocupaban a Augusto: divorcio, aborto, infanticidio, contraepcion y el estilo de vida homosexual. Aun con el poder casi ilimitado del imperio, Augusto podía hacer muy poco. Los cristianos tenían la llave – vida nueva en Cristo.

Hay una lección en todo esto mientras celebramos la Independencia Norteamericana. Nosotros los cristianos de este país nos preocupamos por rumbo que nuestro país está tomando. A pesar de nuestra prosperidad, sentimos una corrupción interior que puede llevarnos a una catástrofe. Obviamente queremos trabajar para leyes que protegerán el matrimonio y niños no nacidos. Pero reconocemos que las leyes en si puede hacer muy poco. Requiere una transformación interior, la que Jesús nos invita hoy:

“Vengan a mí todos que trabajan y están agobiados
y les daré descanso.
Tomen mi yugo y aprendan de mí,
porque soy manso y humilde de corazón...” orazón..."

**********

English Version

De los Archivos (Homilias Para el Domingo Catorce, Año A):

2014: Vida en el Espiritu Semana 1
2011: Tomen Mi Yugo
2008: No Somos Deudores
2005: La Revolución Verdadera
2002: Vengan a Mí Los Que Están Agobiados

Otras Homilias

Homilias Audio - Podcast - en Castellano

Archivos Audio de Homilias
Espanol e Ingles (MP3) Homilia para Misa de Quinceañera (también Ritual)

Boletín

Album de Santa Maria del valle

(Mayo de 2011)

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Fotos de la Parroquia

Centro Mary Bloom - MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home