Un Ladrón Honesto

(Homilia Domingo de Ramos, Año C)

Reflexionando en la Pasión según San Lucas, especialmente la escena final de Jesús crucificado entre dos malhechores (Lc 23:33) me hizo recordar una visita a una cárcel, cuando estaba en el Perú. Había recibido una donación de dos cientos rosarios. Los encarcelados eran más de dos cientos, pero pensaba como algunos eran presos políticos (comunistas), no iban a querer un rosario. Cuando terminé la misa, les dije que formaran una fila y uno por uno puse los rosaries sobre sus cuellos. Pero la fila, en vez de disminuir, creció y cuando llegué al último rosario, diez hombres esperaban. Levanté el rosario y les dije, “Disculpenme, no sé que hacer.”

Uno de los presos me dijo, “Padre, Ud. tiene que darme a mí el rosario.”

Le pregunté, "¿Por que?"

“Mire, padre,” me dijo, “soy un ladrón. Lo admito. Por eso estoy aquí. Pero no soy como estos políticos. ¡Al menos soy un ladrón honesto!”

Pues, aun los “políticos” se rieron y puse el rosario sobre el cuello del ladrón. Sonrió revelando sus dientes chuecos y tomó el crucifijo del rosario en su mano, lo levantó a sus labios y lo besó.

Uno de los criminals crucificado con Jesús también era un “ladrón honesto.” Tenía la valentía para confesarse a Jesús quien era. Si nosotros fueramos honestos, de igual manera admitieramos que hemos tomado cosas que no nos pertenecen. Saben que no es solamente la persona que roba dinero o levanta cosas de una tienda que es un ladrón. Alguien que tiene relaciones sexuales aparte del matrimonio es un ladrón. Está agarrando algo que no es suyo. Un esposo que pasa todo su tiempo con sus amigos está robando a su señora y sus hijos. Su tiempo pertenece a ellos. Es possible multiplicar ejemplos hasta que cada persona aquí, incluyendo a su servidor, reconozca que es un ladrón.

No digo esto para imponer culpabilidad (“guilt trip”). Es una cuestión de admitir ante Jesús quien realmente soy. El otro criminal rehuso hacerlo. Era un hombre que siempre practicaba independencia, “auto-control.” Ahora tenía una oportunidad final para reconocer su dependencia radical. No la tomó. En cambio quería burlarse de Jesús. Quizás pensó, “nadie puede juzgarme a mí.” No sabía que el único juez justo estaba a su lado.

Ante Jesús nadie puede justificarse. El “auto-estima” no nos salvará. El primer paso es reconocer quien realmente soy. Un buen compañero para la Semana Santa es el ladrón honesto, el que siempre hemos llamado el “buen ladrón.” Lo reconocemos como un santo – San Dismas. Como él tenemos que decir a Jesús, Acuérdate de mí.

Si tenemos esas palabras en nuestros labios, vamos a celebrar lindo la Pascua de Resurrección. Como San Dismas oyeremos las palabras bellas, “Hoy estarás conmigo en el paraiso.” Para recordarnos de esta meta, les invito llevar el ramito bendecido a su casa. El simbolo de la Victoria. Ponlo destrás del crucifijo en su dormitorio o sala principal. Nos hace recordar que por medio de la cruz llegaremos al triunfo. Por medio de Viernes Santo alcanzamos Pascua de Resurrección.

**********

Versión Inglés

De los Archivos (Homilias del Domingo de Ramos):

2012, Año B: Un Grito Fuerte
2011, Año A: Sangre de Martires y de Jesus
2010, Año C: El Buen Ladron
2009, Año B: Justicia de Dios
2008, Año A: Hagase Tu Voluntad
2007, Año C: ¿Que Tenemos Para Ofrecer a Dios?
2006, Año B: Cuerpo y Sangre
2005, Año A: Una Semana Para Recordar
2004, Año C: La Pasión del Cristo
2003, Año B: Expiró
2002, Año A: Culpabilidad Humana y Misericordia Divina
2001, Año C: Un Ladrón Honesto

Otras Homilias

Boletin (Santa Maria del Valle)

Album de Santa Maria del Valley

Domingo Laetare

MBC - Mary Bloom Center, Puno, Peru

(sitio nuevo profesional)

Estas homilias te ayudan? Favor de considerar una donacion a Santa Maria del Valle

Home