Todos andamos estupefactos en estos días después de los ataques terroristas en Nueva York y Washington. Es difícil comprender tanta maldad – que seres humanos pueden concebir y ejecutar actos tan crueles. A pesar de experimentar engaños y odios en nuestra vida diaria, nos choca cuando vemos la maldad en una escala tan enorme.

Después del ataque, hablé con una familia en el Perú que tiene parientes en los Estados Unidos. Cuando su hija de cuatro años vio las imagenes por televisión, le preguntó, “¿murió mi abuelito?” El no, pero muchos abuelos y papás fueron asesinados el día martes. Tenemos que rezar por ellos, sus familiares, y por los líderes de nuestro pais y mundo. Aquí hay algunas citas bíblicas y oraciones para ayudar:

Señor, Dios mío, ya desde ahora acepto de buena voluntad, como venida de vuestra mano, cualquier género de muerte que os plazca enviarme, con todas sus angustias, penas y dolores.

¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo? Romanos 8, 35

Si vivimos, vivimos para el Señor, y si morimos, morimos para el Señor. Romanos 14, 8

El Señor es mi luz y mi salvación. Salmo 27

Sediento estoy de Dios, del Dios que me da vida. Salmo 42

Mi alma tiene sed del Dios vivo. Salmo 25

Señor, mi Dios, a ti levanto mi alma, en ti confío. Salmo 25

En la casa de mi Padre hay muchas moradas. Juan 14, 2

Yo quiero que allí donde estoy yo, estéis también conmigo, dice Jesús. Juan 17, 24

Jesús, José y María, asistidme en mi agonía.

Preces de la Recomendación del Alma

Hermano(a) mío(a), te pongo en manos de Dios todopoderoso, para que vuelvas al mismo que te creó y te formó del polvo de la tierra. Cuando salgas de este mundo, que vengan a tu encuentro la Santísima Virgen María, los ángeles y todos los santos. Nuestro Señor Jesucristo, que quiso morir por ti en la cruz, te libre de la muerte eterna. El Hijo de Dios vivo te lleve a su Reino y te reconozca entre sus ovejas, el buen pastor; que él perdone tus pecados y te cuente entre sus elegidos; que veas cara a cara a tu redentor y goces de la contemplación de Dios por los siglos de los siglos. R. Amén.

El día miércoles en su audiencia general, el Santo Padre dio esta reflexión: «¿Cómo pueden verificarse episodios de tan salvaje crueldad?», se preguntó. «El corazón del hombre es un abismo del que emergen en ocasiones designios de inaudita ferocidad --respondió--, capaces en un momento de trastornar la vida serena y laboriosa de un pueblo». «Pero la fe nos sale al paso en estos momentos en los que todo comentario parece inadecuado --añadió el Papa Wojtyla--. La palabra de Cristo es la única que puede dar respuesta a los interrogantes que desasosiegan nuestro espíritu». Por eso, continuó diciendo, «aunque la fuerza de las tinieblas parezca prevalecer, el creyente sabe que el mal y la muerte no tienen la última palabra. Aquí encuentra su fundamento la esperanza cristiana; aquí se alimenta, en este momento, nuestra confianza orante».

English